Vidrio arquitectónico, el arte de filtrar la luz

Publicado en: | 23 octubre, 2018

Hoy en día es difícil imaginar un edificio o una estructura donde no se encuentre presente un material tan versátil como el vidrio que, en combinación con materiales tan dispares como lo son el acero o el concreto, así como de otras importantes tecnologías, mejoran y llevan el diseño a otro nivel.

contact_39007198

Independientemente de su uso, el vidrio conecta y mejora la calidad de los espacios, transmitiendo luz suficiente y contribuyendo al ahorro de energía, uno de los retos más importantes de nuestra época. Además del ahorro, también es trascendental el tema de la seguridad de las personas y de las estructuras en sí mismas. El vidrio debe cumplir con altos estándares de seguridad, y contar con la resistencia necesaria para soportar presiones, movimientos o cambios extremos de temperatura.

171-Collins_2001v2-1600x1300

La transparencia del vidrio le da a las estructuras y edificios la habilidad de cambiar, de integrarse al paisaje de cada lugar y crear escenarios únicos. La forma en que la luz entra y juega, con y a través del vidrio, es un elemento único que no debemos dejar de usar en el diseño. Dentro de este diseño, el vidrio puede ayudar a reflejar, doblar, distorsionar, transmitir y absorber la luz y el calor de una forma específica y exacta; lo cual nos ayuda a destacar algunos puntos específicos de la estructura. Hay una gran variedad de tipos de vidrio arquitectónico, con diferentes clases de recubrimientos, colores, espesores, y laminados, que influyen en la forma en que la luz se transmite. Las tres características más atractivas que se buscan en un vidrio arquitectónico son su capacidad para transmitir (dejar pasar) la luz, la capacidad de bloquear el calor y el ruido de forma efectiva; y el cumplimiento de estándares de fabricación establecidos con el objetivo de proteger a las personas y al mismo edificio.

75ba8eadc2e46eda8e63402f7d7f1913

Espectro electromagnético
El espectro electromagnético es la distribución energética del conjunto de ondas electromagnéticas. Este espectro se extiende desde la radiación de menor longitud de onda, como los rayos X; pasando por la luz ultravioleta (UV), la luz visible y la luz infrarroja (IR); las cuales ocupan diferentes rangos dentro del espectro, hasta llegar a las ondas de mayor longitud como lo son las ondas de radio. Sus diferencias están determinadas por sus longitudes. La luz ultravioleta, con una longitud de onda de 310-380 nanómetros, es la responsable de que los materiales del interior –como las telas o los revestimientos de los muebles o paredes–, sufran un desgaste. La luz visible tiene una longitud de onda de 380-780 nanómetros. La luz infrarroja o energía térmica, con una longitud de onda de 780 nanómetros, se transmite como calor. Los vidrios arquitectónicos tienen la tarea de lidiar con estas luces.

shutterstock_608481659

Categorías de vidrio arquitectónico
Vidrio recocido: Es el más común de los vidrios arquitectónicos. Cuenta con una superficie plana debido a que no está tratado térmicamente y por lo tanto no sufre la distorsión típicamente producida durante el templado. La desventaja principal de este vidrio es que se rompe en trozos grandes y filosos.

Vidrio reforzado con calor: Son vidrios templados térmicamente. En comparación con el vidrio recocido, cuenta con el doble de fuerza y resistencia a romperse por cargas de viento o estrés térmico. Debido al tratamiento térmico que recibe, sufre algunas distorsiones, y también puede romperse en trozos grandes al igual que el vidrio recocido.

Vidrio templado: Es cuatro veces más resistente que el vidrio recocido, lo cual le da una mayor resistencia a la ruptura. Es vidrio flotado que ha sido calentado y enfriado rápidamente, aumentando su fuerza y ductilidad. Al ser un vidrio tratado, tiene algún grado de distorsión. La ventaja de esta clase de vidrio es que se rompe en fragmentos pequeños. Es usado en ventanas que están expuestas a mucha presión por parte del viento, o expuestas a calor o frío extremo.

4254169915b85550315165ac799fbf40

Tipos de vidrios arquitectónicos especializados
Vidrio Laminado. Es un “sándwich” transparente formado por una o varias capas de un polímero como el butiral de polivinilo, entre dos capas o más de vidrio plano, unidas a presión con pegamento. Al ser laminado, previene la caída de pedazos o trozos peligrosos de vidrio después de una fractura, es usado de forma frecuente como acristalamiento de seguridad. Es muy durable y versátil, su capa plástica brinda protección contra los rayos ultravioleta, disminuye la vibración, y al brindar características acústicas, puede ser utilizado en una gran variedad de entornos.

Vidrio Aislante (Panel Doble). Consiste en dos o más capas de vidrio separadas por un espacio herméticamente sellado que sirve como aislante térmico, controlando la condensación. El espacio entre las capas puede ser rellenado con aire seco o con un gas de baja conductividad (hexafluoruro de azufre o argón) durante el proceso de fabricación. El desempeño térmico de una ventana con acristalamiento doble o triple puede ser mejorado con un recubrimiento de baja emisividad en una o todas las capas del cristal. Además, el espacio con aire reduce la pérdida o ganancia de calor o frio, así como la transmisión del sonido. Todas estas características le dan un desempeño superior en comparación de un acristalamiento sencillo. Existe una gran variedad de ventanas dobles y domos con estas características en el mercado.

Tvitec-Lamistar.1531473943.0257

Vidrio recubierto. Cuenta con un recubrimiento reflejante o de baja emisividad (en inglés Low-E). Además de ser muy estéticos, los recubrimientos mejoran el desempeño térmico del vidrio, reflejando la luz visible y la radiación infrarroja.

Vidrio tintado. Este vidrio contiene minerales que agregan color al mismo a través de todo su espesor y promueve la absorción de la luz visible y la luz infrarroja.

Vidrio alambrado. Cuenta con un alambrado de acero entre las diferentes capas de vidrio que lo forman. Una malla de acero es colocada durante la fabricación del vidrio, permitiendo que se quede pegado en el caso de una fractura. Califica como vidrio de seguridad para algunas aplicaciones.

Te invitamos a disfrutar el articulo completo en nuestra edición de octubre.