Un material clásico: Mármol.

Publicado en: | 27 septiembre, 2017

El mármol ha sido un material clásico que se distingue por su rigidez y aparente frialdad con sensibilidad y sutileza. Sus aplicaciones actuales, van más allá de cualquier uso en baños y cocinas, para alcanzar con éxito otros sectores, como: el diseño industrial en muebles, luminarias de moda y complementos.

Ya sea en el grabado de una vajilla o en el estampado de una prenda de vestir, las vetas y colores del mármol inspiran y confirman que el buen diseño suele rescatar objetos comunes para darles un toque innovador. Esta tendencia mármol destaca por su innegable elegancia, luminosidad y capacidad para sorprender sin la opulencia con la que solemos relacionarlo. Este material siempre se ha impuesto por su pureza, durabilidad, brillo y fácil limpieza; combina a la perfección con otros materiales, en especial con la madera, el metal de acabado mate y el vidrio, que potencian su riqueza intrínseca.

Hecker Guthrie Kinderis

Líneas y colores.

La naturaleza sobria de los colores del mármol permite distinguir su aplicación en cualquier decoración, complementando cualquier mueble o accesorio con detalles de color que aportan contrastes, vitalidad y encanto. Lo mismo sucede con los diseños y entramados que lo rodean y es importante contraponer la textura pétrea de material a formas orgánicas, redondeadas o geométricas; también a tramas de sofás y camas de aspecto mórbido, especialmente macerado y confortable, en texturas suaves y agradables con algodones y linos que logren mayor sutileza en este material. Los estampados marmóreos también se dejan ver en muchas aplicaciones textiles, por la versatilidad de sus aguas, en diseños gráficos que recorren todos los colores que el mármol presenta en la naturaleza o en su posterior tratado. Aparte del clásico gris, encontramos intensos azules y verdes, cálidos marrones y cobrizos. No hay accesorio de hogar o gadget que no haya caído en las redes del mármol como motivo estético.

ma3_marblecasedone

Mármol blanco versátil en sus aplicaciones.

Es el más versátil, neutro y tan fácilmente combinable con estilos formales o informales, en brillo o mate, con madera, blanco, negro o cualquier otro color. Y por si fuera poco, los posibles rayones son menos perceptibles en el mármol blanco que en otros colores. El mármol blanco con vetas grises se combina perfectamente con cualquier otro material. Tiene connotaciones frías, tanto físicas como estéticas, pero está abierto a romper esas sensaciones si se le busca un buen acompañante, más cálido y confortable como la madera. Esta variación, en los colores del mármol, se ha vuelto también la preferida de piezas de decoración para un rincón concreto al que se le quiera dar cierto protagonismo. Además, existen otros materiales que juegan con el llamado efecto marmoleado con el fin de simular ese buen gusto decorativo.

Banner MA 2017 Ed. 02