Porosidad y resistencia de las cerámicas

Publicado en: Noticias | 12 agosto, 2021

Antes de especificar cualquier recubrimiento en una obra, se recomienda un análisis completo del contexto en el que se utilizará el material.

Las características que deben reunir las losetas cerámicas se corresponden directamente con las exigencias de uso y, por esto, para cada aplicación deben ser diferentes las características exigidas, su importancia y prioridad. Tener claridad de la ubicación del recubrimiento cerámico, y por ende, de la condiciones a las que estará expuesto por el uso cotidiano, será factor fundamental para determinar las características que deben tener el recubrimiento cerámico para su correcta elección.

A continuación, los parámetros más importantes que debemos conocer en términos de resistencia mecánica y porosidad, entre otros factores.

Absorción de agua. Una de las más importantes características de los recubrimientos cerámicos es el factor de absorción de agua, mismo que proporciona una medida de la porosidad del material. La absorción de agua es una medida de la mayor o menor porosidad del soporte cerámico. Se expresa en porcentaje de agua absorbida respecto a la masa en seco de las piezas. Un valor de absorción de agua alto, indica un cuerpo de loseta poroso; mientras que un valor bajo, indica un cuerpo de loseta compacto. Por esta razón, en zonas húmedas se deben utilizar losetas de baja absorción de agua. La porosidad del material también condiciona su resistencia al congelamiento.

Resistencia al deslizamiento. Cuanto más expuesto esté el piso a derrames o presencia de agua, mayor será la necesidad de una loseta antideslizante. Los fabricantes de losetas cerámicas y porcelanatos han desarrollado pisos antideslizantes mediante el uso de varios esmaltes, aditivos y patrones de diseño. Es importante considerar que el tamaño de las losetas, el espaciado de las juntas de lechada y la pendiente del piso, afectarán también la resistencia al deslizamiento. Las losetas de cerámica sin esmaltar tienen una mayor resistencia al deslizamiento que las losetas esmaltadas.

Resistencia a la rotura. Aunque muchos materiales cerámicos son duros, tienen baja resistencia al impacto debido a sus uniones iónico-covalentes. Se determina la resistencia a la flexión de una loseta, aplicando una fuerza en el centro de la cara vista. La fuerza aplicada va en aumento hasta conseguir romper la loseta. La resistencia a la flexión se expresa en N/mm2. El factor de resistencia a la rotura de las losetas cerámicas es un indicador que permite establecer dónde se pueden utilizar las losetas: en áreas de tránsito ligero o pesado.

Resistencia a la abrasión. La dureza superficial depende de la capacidad de la superficie esmaltada, a resistir el rayado. La presencia de materiales abrasivos como arena o gravilla, así como los espacios con acceso directo desde el exterior, son factores que acortan la duración del recubrimiento.

Dimensiones y calidad de la superficie. Las losetas utilizadas deben tener características dimensionales adecuadas en largo, ancho, grosor, rectitud o lados, rectangularidad y planitud de la superficie; así como la calidad de la superficie para cumplir con las expectativas de diseño.

Espesor. Generalmente, las losetas delgadas son más vulnerables a los daños por impacto. Estas losetas deben tener un grosor mínimo de 8 mm para un mejor uso funcional. Debe controlarse la relación entre el espesor de la loseta y el tamaño. En la actualidad se fabrican losetas de mayor tamaño y espesor fino con mayor resistencia a la rotura o al impacto.

¡Busca más novedades y productos en nuestra edición de julio!