Palacio de los Deportes: Una historia

Publicado en: ConstrucciónNoticias | 30 marzo, 2020

Hoy en día, el Palacio de los Deportes se ha convertido en un icono del paisaje urbano de la Ciudad de México, con esa cúpula que tanto lo caracteriza. ¿Cuál fue la inspiración para su concepción? A continuación hablamos de ello.

Ciudad de Roma en 1960. Previo a los Juegos Olímpicos que se iban a realizar en esa sede, se había construido el Palazzetto dello Sport, cuyo rasgo más llamativo era una cúpula sostenida por múltiples caballetes en forma de “y” griega. Ese mismo contexto sucedió algunos años después, pero en la Ciudad de México. Los Juegos Olímpicos de 1968 estaban próximos, y la ciudad sede también requería de un inmueble multifuncional que apoyara con la realización de distintas actividades deportivas.

palacio-de-los-deportes-domo

El arquitecto Félix Candela, encargado del proyecto junto con Antonio Peyrí Maciá y Enrique Castañeda Tamborell, vio en el palacio romano una solución práctica para su estilo racionalista, y estructuró una obra que, con el paso de los años, se convertiría en ícono para el panorama de la ciudad.

juegos olimpicos

La cúpula del Palacio de los Deportes es su máximo distintivo. Se basa en una estructura de cobre, compuesta por distintos paraboloides hiperbólicos; así, se obtiene la forma geodésica que se ha convertido en símbolo a nivel nacional. El antecedente de este inmueble, como dijimos, fue el Palazzetto dello Sport, de Roma; sin embargo, el gran cambio entre la obra italiana y el símbolo mexicano fue el material de la cúpula: en Roma se utilizó el concreto, casi semejando la textura del antiguo Coliseo Romano, mientras que en México se optó por el cobre.

Gracias a sus materiales se le dio el apodo: “Domo de cobre”.

picos

Además de esta estructura, se utilizó un tipo de madera resistente al agua, pues el propósito de la construcción era conseguir la imagen peculiar de la cúpula, pero usando materiales ligeros.

Conoce más artículos de interés en nuestra edición de marzo.

banner suscripción rsz