Mármol, la roca de las emociones.

Publicado en: | 13 abril, 2018

Material que por su textura, color, vista y acabado, exalta las emociones de mil maneras. Las caprichosas figuras en sus veteados, la solidez y cohesión de la roca; su dureza y durabilidad, lo convierten en un elemento sumamente bello y funcional.

ma6_supreme-18-golden-calacatta-anticato-onyx-prestige-anticato-h

Fue en 1904 cuando en la Ciudad de México, conocida en aquel entonces como “ La Ciudad de los Palacios”, se comenzó la construcción de un edificio que buscaba, no solamente albergar al Teatro Nacional como espacio simbólico de las artes en México y erigirse como un espacio público de vanguardia para su época; sino también impulsar la visión modernista y afrancesada que el gobierno del general Don Porfirio Díaz buscaba dar a toda la cultura y el arte mexicanos. El objetivo principal era que el Palacio de Bellas Artes fuera, junto con la columna o “ Ángel de la Independencia”, los dos íconos conmemorativos de las celebraciones del primer centenario de la independencia de México, a celebrarse en 1910, año en que se esperaba inaugurar ambos proyectos, sumamente ambicioso.

Iniciada por el arquitecto italiano Adamo Boari primero, responsable también del diseño del increíble Palacio de Correos, y terminado por Don Federico Mariscal; el Palacio de Bellas Artes era un espacio representativo de los estilos vigentes en la época: el Art Nouveau y el Art Decó, en una extraña y maravillosa combinación con motivos auténticamente mexicanos, como los grandes mascarones de Tlaloc en la sala interior, o el magnífico telón hecho de cristales por la casa Tiffany´s de Nueva York, que muestra un paisaje de la Ciudad de México con los majestuosos volcanes en el fondo, representados en una estructura móvil de 24 toneladas de peso. La Revolución Mexicana, el término de la dictadura porfirista y otros importantes eventos históricos, económicos y sociales; provocaron que la inauguración del Palacio de Bellas Artes lograra consolidarse hasta 1934.

6bd7eef8d1920589791e11852018d39f-1

EL MÁRMOL DEL TIEMPO
Y es que el mármol es un material que por su textura, color, vista y acabado, exalta las emociones de mil maneras, las caprichosas figuras en sus veteados, la solidez y cohesión de la roca, su dureza y durabilidad, lo convierten en un elemento sumamente bello y funcional para crear ambientes y estructuras asombrosamente hermosas y hechas para soportar el paso del tiempo… como nuestro emblemático Palacio de las Bellas Artes. El uso del mármol en la arquitectura, el arte y el diseño se remonta a miles de años atrás, con los primeros registros de su uso en las culturas egipcia y mesopotámica. El Partenón de Atenas, el Panteón de Roma, el Taj Mahal de Agra, el Arco de Mármol de Londres y la obra maestra de Miguel Ángel, el ” David “ son solo algunas de las instancias históricas en las que se ha utilizado el mármol como material madre.

Los tipos de mármol son igualmente variables, desde el mármol de Carrara blanco/gris puro de la Toscana, hasta la piedra caliza, el mármol verde y el mármol cultivado (un compuesto de polvo de mármol y cemento). Como material de acabado, el mármol es táctil y fuerte, imbuido de emoción y relevancia cultural. Tiene una aplicación de calidad, valiosa y versátil, en interiores de lujo y entornos modernos; que en combinación con materiales naturales como el cobre, el cuero y la madera, es uno de los materiales preferidos por interioristas y diseñadores de todo el mundo. Se forma de rocas sedimentarias carbonatadas (principalmente calizas) que por un proceso de metamorfosis han alcanzado un alto grado de cristalización.

La palabra “mármol” se deriva del griego marmaros y se interpreta como “una piedra blanca como la nieve y sin mancha”, a pesar de que el mármol tiene muchas variantes de color.

Como material de acabado, el mármol es táctil y fuerte, imbuido de emoción y relevancia cultural. Tiene una aplicación de calidad, valiosa y versátil, en interiores de lujo y entornos modernos; que en combinación con materiales naturales como el cobre, el cuero y la madera, es uno de los materiales preferidos por interioristas y diseñadores de todo el mundo. Se forma de rocas sedimentarias carbonatadas (principalmente calizas) que por un proceso de metamorfosis han alcanzado un alto grado de cristalización.

02886f37a825c774c5d3891d0e85c506

COMPOSICIÓN
El componente básico del mármol es el carbonato cálcico, cuyo contenido supera el 90%; los demás componentes, considerados “impurezas”, son los que dan gran variedad de colores a los mármoles y definen sus características físicas. Tras un proceso de pulido por abrasión, el mármol alcanza un alto nivel de brillo natural, es decir, sin ceras ni componentes químicos. El mármol se utiliza principalmente en la construcción, decoración y escultura. En el mercado hoy en día, se pueden encontrar distintos tipos de mármol en los que el color, la textura y el acabado marcan la diferencia y se ofrecen como elementos adapatables a distintas propuestas arquitectónicas y estéticas:

  • Crema marfil
  • Emperador claro
  • Boticcino florido
  • Breccia tavara
  • Emperador oscuro
  • Rojo coralito
  • Rosa verona
  • Rosa blanco
  • Travertino clásico
  • Verde jade

dark-gray-cabinets-in-kitchen-dark-kitchen-cabinets-with-gray-walls-pictures-of-dark-gray-kitchen-cabinets-dark-grey-kitchen-with-white-cabinets-970x646

PRODUCTORES MUNDIALES
El principal productor de mármol a nivel mundial hoy día es Novelda, España, ciudad conocida como “ El País del Mármol ” a pesar de ni siquiera ser un país. Es famoso el mármol blanco de Carrara en Italia, que ya hemos referido y que es extraído de las canteras de los Alpes Apuanos en esa zona de la bota europea. Universalmente conocido como uno de los mármoles más apreciados por su blancura (o con tonalidades azuladas- grisáceas), casi sin vetas, y grano de fino aspecto harinoso, el de Carrara es uno de los más caros y sofisticados del mundo.

1

Te invitamos a disfrutar del artículo completo en nuestra edición de abril.

BANNER DE SUSCRIPCION MEJORES ACABADOS MA