Madera de parota

Publicado en: DecoraciónNoticias | 6 abril, 2021

La madera siempre ha sido uno de los materiales más utilizados tanto en arquitectura como en diseño de interiores. No sólo es valiosa por su robustez, sino también por su versatilidad.

Utilizar el tipo de madera adecuado en la forma correcta, contribuye a alcanzar un excelente equilibrio en los proyectos de interiorismo, desarrollando conceptos de diseño únicos en diferentes tipos de espacios y proyectos.

La madera, como material de recubrimiento, es ampliamente utilizado bajo diversas especificaciones en instalaciones de todo tipo. Puede transformar completamente una habitación cuando se usa de la manera correcta.

La madera de Parota crea piezas de muebles únicas, con duramen rayado con miel, colores rojizos y marrón oscuro junto con una clara y cremosa albura.

Esta variedad brinda a los diseñadores de interiores la flexibilidad para crear conceptos de diseño asombrosos. Desarrollar diseños interiores de gran armonía e impacto nunca ha sido producto del azar. Se necesita una comprensión profunda de los diferentes tipos de madera: cómo se comportan, qué tipos de acabados funcionan mejor para cada tipología, etcétera.

Por esta razón, a partir de esta edición les presentaremos una serie de entregas editoriales con lo cual podamos dar a conocer los tipos de madera mas utilizados en el diseño de muebles y e interiorismo. Hoy comenzamos con la madera del árbol de parota.

La madera de parota

La parota es una madera particularmente deseada por su enfática y llamativa veta. Es reconocida por su increíble belleza dada sus propiedades de color y textura así como su resistencia a la humedad. Es preferida por su sustentabilidad, durabilidad, longevidad, resistencia a hongos y enfermedades; así como por las hermosas cualidades de los patrones de vetas y colores ambarinos profundos que se manifiestan en el acabado suave de los muebles hechos de parota.

La madera de parota generalmente tiene una veta ligeramente entrelazada con una superficie, textura y un brillo natural moderado.

El duramen es color café oscuro a pardo; la albura va del color blanco amarillento a gris. ​Es moderadamente resistente al ataque de hongos y termitas. La albura es la parte viva más externa de un tallo o rama leñosa, mientras que el duramen es la madera interna muerta, que a menudo comprende la mayor parte de la sección transversal de un tallo. Por lo general, se puede distinguir la albura del duramen por su color más claro. Pero el color de la madera puede inducir a error; no todo el duramen es oscuro y no toda la madera de color oscuro es duramen.

La madera de parota tiene un peso medio, presentando características que permiten darle un excelente acabado. La parota también es notablemente más liviana y menos densa que las maderas duras más exóticas, lo que permite obtener cortes más grandes de madera natural con un peso más bajo que la mayoría de las maderas duras. Las maderas duras son producidas por árboles de angiospermas que se reproducen por flores y tienen hojas anchas. Los de las regiones templadas pierden sus hojas cada otoño a medida que bajan las temperaturas y permanecen inactivos en el invierno, pero los de las regiones tropicales pueden perder sus hojas en respuesta a períodos de sequía estacionales o esporádicos.

El árbol de parota

Es conocido por sus grandes proporciones, su corona expansiva, a menudo esférica, y sus vainas de forma curiosa. En América del Norte se le llama árbol de orejas de elefante, debido a la forma de las vainas. Abrumadoramente grandes, estos magníficos y hermosos árboles son una de las cinco maderas duras más preciadas de México. Lamentablemente, como resultado de la belleza de su madera, en muchas áreas se han cosechado excesivamente y, por lo tanto, son escasas.

La Parota, también conocida como Huanacaxtle, proviene de las zonas tropicales de México, centroamérica y el norte de suramérica. Su nombre científico es Enterolobium Cyclocarpum. La parota es un árbol de rápido crecimiento que puede alcanzar enormes alturas (20-30 m) y anchos (1.5-2.5 m) en un tiempo increíblemente corto, lo que lo convierte en una madera ideal para la reforestación y la obtención de tablas y planchas largas, así como preciosas piezas transversales, todo de forma ecologicamente responsable.

Diseño

La madera de parota generalmente tiene una veta ligeramente entrelazada con una superficie texturada. La madera de Parota tiene un brillo natural moderado.

La madera de Parota crea piezas de muebles únicas, con duramen rayado con miel, colores rojizos y marrón oscuro junto con una clara y cremosa albura. También es posible producir muebles de parota sin ninguna albura blanca para un aspecto moderno.

La madera de parota está dotada de un brillo natural, mismo que se puede destacar utilizando aceites naturales. Con estos aceites se protege la madera, logrando además resaltar las intrincadas vetas de la parota de una manera mucho menos dañina que los barnices industriales brillantes. El grano poroso difuso de la parota, como se ve comúnmente en árboles tropicales, influye en una distribución uniforme de los poros en toda la madera. El poro de la parota se extiende por múltiplos solitarios y radiales, con radios de estrechos a medianos con separación lateral.

La belleza de las mesas de parota, las mesas de comedor y otros muebles de estilo vivo, sin duda aportarán un elemento de gran atractivo visual.

Encontrar artesanos que tengan experiencia en el trabajo con parota es esencial, ya que pone a prueba a los carpinteros y ebanistas. Resulta difícil de trabajar con herramientas de mano debido a su hilo irregular. El aserrin y el polvo pueden causar irritaciones en las vías respiratorias. Aquellos técnicos que estén a la altura de la tarea pueden lograr muebles espectacularmente deslumbrantes con la materia prima que es esta hermosa madera.

Estufado

La madera de parota es difícil de secar al aire libre, por eso es necesario someterla  a un proceso de secado artificial, lo que permite utilizarla en proyectos de ebanistería, diseño interior y exterior entre otros. La madera estufada u horneada es una madera que ha sido sometida a un proceso de secado completo. Esta madera usualmente tiene una humedad de entre un 8% y un 12%, haciéndola significativamente más seca que la madera recién aserrada o secada al aire.

Cuando la madera es recién cortada se conoce como madera “verde”, ya que no ha sido ni tratada, ni secada. La madera verde viene con mucha humedad, es decir, con grandes cantidades de agua. El estufado de madera es la eliminación del agua en la madera, siendo un proceso clave para tener un producto de calidad y mejorar las propiedades de la madera

La utilización de madera en el diseño de interiores no es algo innovador. Sin embargo, ha vuelto a coger fuerza en el sector de la arquitectura y el interiorismo. La madera es un producto estético por lo que su tacto es agradable y combinará con todo tipo de mobiliario y tonos.

¡Te invitamos a disfrutar más notas en nuestra edición de abril!