Madera de parota, material de acabado

Publicado en: Decoración | 6 abril, 2021

La madera de Parota, también conocida por su nombre científico Enterolobium Cyclocarpun, es un material preferido por su sustentabilidad, durabilidad, longevidad y sobretodo por su alta resistencia a hongos y enfermedades gracias a su procesos de estufado u horneado.

La Parota es uno de los materiales de recubrimientos más utilizados en arquitectura, así como en diseño de interiores bajo diversas especificaciones en instalaciones de todo tipo, destaca principalmente por su gran tamaño, su color dorado y su costo accesible en el sector de la construcción.

Este tipo de madera suele destacar entre otras por su color y textura, así como por su resistencia a la humedad y al ataque de hongos o termitas, entre ellos un hongo entomopatógeno que es identificado como Lasiodiplodia theobromae, siempre y cuando pase por un proceso de secado artificial conocido como estufado o horneado.

La madera de parota posee un duramen de color café oscuro a pardo, mientras que su albura es de un color blanco amarillento a gris. La albura es la parte viva más externa de un tallo o rama leñosa, por lo tanto, el duramen es la madera interna muerta que a menudo comprende la mayor de la sección transversal de un tallo. En ocasiones, el tono de la madera de parota puede inducir un error, ya que no todo el duramen es color oscuro y no toda la madera con color oscuro forma parte del duramen.

La madera de Parota crea piezas de muebles únicas, con duramen rayado con miel, colores rojizos y marrón oscuro junto con una clara y cremosa albura.

A diferencias de otros tipos de maderas duras más exóticas, la parota es notablemente reconocida por ser más liviana, lo que permite generar cortes más grandes de madera natural con un peso menos costoso que la mayoría de las maderas duras.

El árbol de parota

En América del Norte, el árbol de parota recibe el nombre de árbol de orejas de elefante, esto debido a la forma de las vainas, también es conocido por sus grandes proporciones y su corona expansiva que suele ser esférica en la mayoría de los casos. El crecimiento de este árbol alcanza enormes alturas de 20 a 30 metros, y posee anchos de 1.5 a 2.5 metros en un breve periodo de tiempo. En algunos casos, suele existir ejemplares que alcanzan los 45 metros de altura, con un diámetro de tronco que puede rebasar los cuatro metros.

La madera de parota generalmente tiene una veta ligeramente entrelazada con una superficie, textura y un brillo natural moderado.

La mayor demanda de este recurso en México se da en el estado de Colima por la fabricación de mueble, siendo el único estado del país en que se considera la madera de parota como una madera fina.

¡Disfrutar de nuestro contenido completo en la edición de abril!