Fachadas, ideas propias a la vista

Publicado en: Noticias | 18 agosto, 2021

El componente expresivo se conjuga con la necesidad estructural de la edificación, considerando siempre la actitud extrovertida, o no, de los usuarios. 

Al ser la única parte de la edificación que se puede apreciar ampliamente desde el exterior, la fachada de una casa es uno de los elementos arquitectónicos más cuidados por los constructores que siguen criterios muy específicos para lograr seguridad y expresar el carácter y personalidad de los usuarios. El tamaño y forma en que se disponen los espacios, elementos y texturas en las fachadas, se ha visto condicionado por la capacidad para abrirlos, en relación directa a la forma en que ha evolucionado el muro de carga, así como la capacidad de protección que se logra. Vidrio, madera, piedra, metales y jardineras, entran en juego para comunicar un mensaje. Pero además de la función estética, deben ser altamente impermeables al agua y proporcionar un aislamiento térmico y acústico a los espacios interiores.

Los arquitectos e ingenieros que se encargan de la selección de materiales en un proyecto, evalúan éstos bajo rigurosos parámetros. 

Algunos de estos parámetros son por ejemplo, la ubicación: es importante saber si la edificación tiene privacidad o si está abierta al entorno urbano o al campo; por ejemplo, si da a la calle. Eso determinará qué tan abierta o cerrada será la fachada.

La personalidad del cliente: la apertura de la fachada dependerá también de si se tiene una actitud introvertida o convicción de mantener un bajo perfil (cerrada) o extrovertido (abierta). Es importante que el usuario se pregunte qué es lo que quiere sentir al entrar en su casa.

Seguridad: los arquitectos sugieren fachada más abiertas, pero la tendencia de los clientes está en tener una fachada lo más cerrada posible; lo que compromete a los arquitectos a crear elementos de seguridad que no sean tan agresivos, como el uso de barrotes o murallas.

Clima: es fundamental estudiar y medir el factor viento, la irradiación solar, humedad, grado de salinidad y otros factores climáticos en general.

Contexto urbano: Al diseñar una fachada se debe ser respetuoso con el entorno urbano, particularmente si tiene un contexto histórico, o muy cuidadoso con el medio ambiente, en áreas naturales.

El reto arquitectónico está en lograr que la fachada tenga su propia personalidad

Al diseñar una fachada se debe ser respetuoso con el entorno urbano, particularmente si tiene un contexto histórico, o muy cuidadoso con el medio ambiente, en áreas naturales. Uno de los errores más comunes que se comenten entre constructores y propietarios, es no estudiar el conjunto del proyecto arquitectónico, considerando todos los factores presentes y futuros.

¡Busca más novedades y productos en nuestra edición de julio!