Fabricación de tejas cerámicas

Publicado en: Noticias | 13 agosto, 2021

Han pasado miles de años y las tejas siguen presentes en las construcciones modernas por su belleza y funcionalidad

Una vez que se encuentra en la fabrica, pasa por un desmenuzador para circular por una tolva, éste es un dispositivo similar a un embudo de gran tamaño destinado al depósito y canalización de materiales granulares o pulverizados. Las tolvas se ponen en marcha con el porcentaje de componentes que se ha especificado previamente, en seguida se traslada a otra tolva en la que hay una composición preparada para continuar con la mezcla, esa arcilla va un molino. El funcionamiento de molino consiste en unos péndulos que trituran la arcilla hasta que alcanza la finura adecuada, una teja puede estar compuesta por 5 ó 6 tipos de arcilla diferentes.

El principal componente de las tejas de cerámica es la arcilla

En la amasadora se le incorpora a la arcilla otros componentes como el agua para conseguir el barro, y el carbonato de bario para conseguir neutralizar las sales y evitar que la teja quede blanca. El siguiente paso es la galletera en la que se daría el último amasado, se extrae el aire del barro para evitar problemas en el resto de la etapa. Según la forma del final de la galletera, saldrá una forma de teja o de producto; por último se corta la arista de la teja en las dimensiones establecidas. Una vez conformada la teja, hay que evacuar el agua residual que contiene. En el secadero mediante un caudal de aire a presión, a temperatura progresiva que llega a alcanzar los 70 grados, se evacúa el 20% del agua que contiene. Las tejas recién salidas del secadero van al proceso de pintura, donde se pueden realizar distintos tipos de acabados y diseños. Por último, una vez las tejas están pintadas y decoradas, son depositadas en góndolas para ser introducidas al horno, donde estarán a temperaturas de 1000ºC por 24 horas.

¡Busca más novedades y productos en nuestra edición de julio!