Diseño de interiores: Abundancia de estilos

Publicado en: Noticias | 29 octubre, 2020

Un diseñador a menudo intentará desarrollar un tema o una idea dominante en su propuesta, ya sea por medio del uso del color, la forma y la textura, o mediante algún otro patrón rítmico.

La mayoría de los interiores consiste en una serie de habitaciones y espacios interrelacionados, por lo que es importante que éstos se diseñen en una relación secuencial entre sí, no sólo en términos de planificación, sino también en términos del efecto visual que provocan.

La congruencia del diseño interior con la funcionalidad del edificio, el concepto arquitectónico y los contextos socioculturales, resultarán fundamentales para lograr los objetivos. Así, un interior exitoso debe ser coherente dentro de cada área y, por tanto, coherente como una totalidad.

El diseño estará siempre influenciado por el cambio de actitudes y modas de la sociedad.

Las percepciones en el estilo del diseño pueden ser confusas, más aún, sin un marco de referencia común. Si un cliente no puede articular claramente su visión para establecer un concepto en su espacio residencial o comercial, presentará un gran desafío a su diseñador de interiores.

Identificar los diferentes estilos del diseño interior es importante, pero, aun más, comprender la filosofía e intención con la que el propietario o diseñador ha planteado su propio espacio. Una descripción sencilla de los fundamentos y estilos del diseño interior puede ser de gran ayuda, para afianzar las ideas que cada uno puede tener en relación a este importante tema.

Abundancia de estilos

Dada la abundancia de estilos en el diseño interior, puede ser abrumador descifrar cuál funcionará mejor para cada usuario o situación. Si bien es cierto que resulta importante estar pendiente de las tendencias en interiorismo, comercial y alternativo, también es fundamental insistir en los conceptos auténticos, los cuales, al margen de las modas, puedan resolver atemporalmente las necesidades y deseos del usuario, para que, con el paso de los días, éste se convenza y se enamore de su concepto, ocasionando que lo conozcan cada vez mejor.

La búsqueda del uso efectivo del espacio, del bienestar del usuario y del diseño funcional ha contribuido al desarrollo de la profesión contemporánea de diseño de interiores; asimismo, ha provocado muchas perspectivas en un mismo estilo y diversas interpretaciones y propuestas.

En primera instancia, vale la pena mencionar que el proceso de diseño suele ser el mismo, independientemente si éste se trata de arquitectura o de diseño interior. La investigación es el punto de partida, pero antes de desplegar cualquier tipo de propuesta, primero debemos permitirle al usuario navegar a través de los diferentes estilos de diseño.

Este proceso implica señalar las características clave de cada uno de los estilos, para luego decantarse, racionalmente y con mayor convicción, por alguno de ellos. Es un proceso de eliminación que requiere paciencia, serenidad y mucha honestidad. Para muchos resultará más fácil, ya que conocen muy bien lo que aman y hacia lo que gravitan, pero para otros será más sencillo al ver imágenes y escuchar opiniones calificadas de todos los estilos, con las cuales podrán llegar a conclusiones más acertadas.

¡Conoce más artículos de interés en nuestra edición de octubre!