Colores en los cerámicos para cocinas

Publicado en: Noticias | 25 marzo, 2020

Un rasgo, y tal vez el más importante, es la combinación de colores en los recubrimientos cerámicos de las cocinas.

Sabemos que el blanco es la solución más práctica y tradicional, pero hay muchas otras tonalidades que permiten diseños muy atractivos y con cualidades asombrosas. Destacaremos algunos de los colores más usados, aunque hay que recordar que las combinaciones son tan diversas como los gustos de cada usuario:

cocinanegro

Negro: La primera opción es resaltar el tono opuesto al blanco tradicional. Con el riesgo de provocar las cualidades inversas (la oscuridad en vez de la luz; lo desaseado en lugar de lo pulcro), lo cierto es que representa una de las opciones más elegantes. De hecho, una de las tendencias para el uso de cerámicos es combinar los acabados blancos con el negro, diseño que también se ha convertido en un clásico para la decoración de cocinas. Ese balance, además, resulta muy sobrio y recupera las cualidades de orden y amplitud que otorgaba el blanco.

rojos

Rojo: La gama de rojos que permite un recubrimiento cerámico incentiva diseños muy diversos y atractivos. Sin duda, representa la opción más arriesgada, por lo llamativo de los acabados; sin embargo, si se busca una opción sugestiva y que atraiga la atención de inmediato, los colores rojos representan una excelente opción. Por otro lado, esos tonos suelen despertar el apetito de manera subconsciente; por ello, se puede conseguir una excelente fluidez con el comedor.

pastel

Colores pastel: Los muros de la cocina se prestan para evocar sensaciones de tranquilidad y suavidad. En ese contexto se insertan los matices más tenues de colores como el rosa, el verde o incluso el azul. Asimismo, estos colores son los que permiten la creación de fractales o combinar diversas texturas, por la sutileza con la que se sucederán las gamas de colores, sin provocar un desajuste en la estética del muro.

morado

Morados: Por último, queremos describir una opción más sobria, que trae cualidades de elegancia y modernidad. Al igual que el negro, combina muy bien con el clásico blanco, al provocar un efecto de distinción en los acabados. Como un color no tan usual, es una gran opción para resaltar el espacio de la cocina en general. Por otro lado, por su sobriedad y elegancia se convierte en un gran complemento para electrodomésticos modernos que integren la tecnología más reciente. Por todas las cualidades que aporta el color morado, los recubrimientos cerámicos se convierten en un acabado sobrio y moderno, que se combina con muchas novedades en el diseño de la cocina.

Conoce más artículos de interés en nuestra edición de marzo.

banner suscripción rsz