Cerramiento en muros

Publicado en: Noticias | 13 marzo, 2020

El interior de las viviendas debe ofrecer una separación de las condiciones exteriores; es decir, la temperatura, el ruido y todos los factores contaminantes. Con esa motivación, las técnicas para construir han evolucionado a lo largo de la historia, adaptándose a las exigencias de cada época.

Las fachadas macizas fueron la solución más antigua en el cerramiento de edificaciones.  Los muros pesados y gruesos significaron la primera medida para separar el interior de un edificio de las condiciones exteriores. Sin embargo, poco a poco se han desarrollado técnicas que favorecen el cerramiento y también el impacto estético de las fachadas.

cerrramiento

En la Antigua Grecia se implementaron muros de dos hojas, formados por dos parámetros trabados; entre ellos se colocaba mortero, que tenía la función primordial del cerramiento. Después los romanos involucraron el cemento hidráulico en esa técnica, lo que permitió un alto grado de condición impermeable, así como una gran resistencia.

atenas

En el siglo XIX se modificó la tendencia de las fachadas macizas y se diseñaron muros huecos con resultados superiores para controlar la humedad y la entrada de calor. La entrada del siglo XX significó un gran avance en el aislamiento con el empleo de paneles de yeso para el cerramiento de doble hoja.

PANEL-YESO-

A partir de entonces la técnica se ha ido especializando y la innovación más importante se refiere a los materiales que se emplean para los paneles. Hoy por hoy en la especialidad de los aislantes radica la efectividad de la técnica de cerramiento.

Conoce más artículos de interés en nuestra edición de marzo.