Benjamín Romano, arquitectura viva

Publicado en: | 4 marzo, 2019

Paciencia y constancia

Fotografía: Pepe Castillo

Fotografía: Pepe Castillo

Nacido en Ciudad de México en 1955, para 1978, tras concluir sus estudios en la Universidad Iberoamericana, Benjamín Romano ya estaría trabajando con gente tan prestigiada como el ingeniero Heberto Castillo, y en obras tan grandes como un complejo industrial de 19 km2 en el estado Hidalgo. Desde entonces, no ha dejado de trabajar y los proyectos que aborda desde su despacho incluyen lo mismo complejos residenciales o industriales, que educacionales o de oficinas.

10.- Fachadas

Recién galardonado por el diseño y construcción de la Torre Reforma, platicamos con el arquitecto Romano para que nos diera más detalles acerca de su vida y experiencias como arquitecto, y explicarnos qué lo lleva a abordar proyectos tan ambiciosos.

Además de felicitarlo, por supuesto a él y a todo su equipo talentoso de colaboradores, le hicimos saber que el prestigioso Highrise Award 2018, dado a conocer el pasado noviembre, es un orgullo para todos los mexicanos; razón por la que le pedimos nos compartiera sus emociones por haber obtenido el premio y recibir reconocimientos tan halagadores, como los que le han hecho a la Torre Reforma, al considerarla entre los edificios más bellos y funcionales del planeta: “Claramente estamos viviendo momentos de gran emoción, que nunca imaginamos recibir.

statuette_FSteinhausen

El reconocimiento obtenido nos obliga a seguir en la búsqueda de las mejores técnicas disponibles en el mundo, para poder aplicarlas a los espacios que desarrollamos. Se siente mucha emoción y, sobre todo, satisfacción, creo que esa es la palabra. Tengo que aceptar que, en México afortunadamente, la Torre ha sido muy reconocida, pero a nivel internacional es otra historia. En realidad, me siento muy halagado de haber estado nominado con arquitectos como Rem Koolhaas, un despacho de arquitectura de trayectoria mundial”.

2.Sky Lobby

Un oficio inquieto
También quisimos saber cómo es que un arquitecto mexicano se anima a construir un rascacielos en una ciudad con la problemática sísmica como la nuestra. Su respuesta nos sorprendió mucho, pues nos deja ver qué tan incierta puede ser una carrera como la suya: “A nosotros los arquitectos nos lleva la vida, no es algo que decidamos. El espectro del trabajo arquitectónico es tan grande, que hace todo más complejo. Cuando terminé la carrera, pensaba que iba a poner una fábrica de prefabricados, pero la vida me ha llevado a otras cosas. Así es la arquitectura. Un día te habla un cliente y te pide una clínica de golf, al otro día te habla otro cliente y te pide un panteón. Así de incierta es la vida del arquitecto”.

9. Lateral Sloped facade

¿Podemos decir entonces que: el oficio propone pero el arquitecto dispone?
“Eso es lo bonito de mi oficio. Yo respeto mucho, pero hay gente que se la pasa fabricando punteras toda su vida. Mi oficio tiene la belleza de que de pronto, sin darte cuenta, podrías estar cambiando de oficio. Seguimos en el quehacer del espacio, pero eso también cambia. Entonces no es algo que yo haya decidido, la vida me ha llevado. Por ejemplo, y hablando de la Torre Reforma en específico, la primera llamada que me hicieron fue para hacer un edificio de 30 pisos, pero cuando hicimos el análisis urbano, nos dimos cuenta de que el proyecto podía hacerse con las dimensiones que tuvo al final”.

“Hay que voltear a ver la arquitectura vernácula, hay mucho que aprenderle.”

Decidimos hacerle una pregunta que todos los habitantes de esta ciudad azotada por los temblores nos hemos hecho alguna vez: ¿Cuáles son las consideraciones a seguir para construir un rascacielos en nuestra ciudad?
“La altura es parte de la normativa, la norma te lo permite o no. Pero para que tú puedas construir un rascacielos, la palabra más importante son los flujos. Si los flujos no están bien diseñados, el edificio no sirve, o no va a funcionar. Pero los flujos no son nada más de gente. Muchos arquitectos creen que el análisis de los flujos es de coches y de gente… Eso no es cierto… Los flujos, eso es lo difícil de comprender: son los flujos de todas las cosas que interactúan en una torre como es el agua, el drenaje; voz y datos, gente, toneladas de material; viento, coches, etc. Ese conjunto de flujos es lo que te permite o no, irte para arriba. Si lo puedes concentrar, coordinar y, además, cumples con la norma, podrás ver tu esfuerzo reflejado en muchos pisos; pero si no, el edificio queda más bajo, lo que querrá decir que los flujos no fueron suficientes o bien manejados”.

3.- Nivel 10 - Low Rise

¿Entonces un rascacielos es como el cuerpo humano, con muchos sistemas interactuando?
En efecto, un edificio es como un organismo vivo. Si tú analizas, un cuerpo humano respira, circula sangre, saca excremento y respira; todo coexistiendo en un cuerpo. Es lo mismo con la arquitectura en general, pero, la complicación de un rascacielos, es mayor. Es un poco como los gigantes humanos: desafortunadamente no pueden ser longevos porque sus flujos se demeritan mucho. En arquitectura, primero está el espacio y la función, si queda bonito es otra cuestión. Nuestra verdadera tarea es crear espacios.

“El reconocimiento recibido nos obliga a seguir en la búsqueda de las mejores técnicas disponibles en el mundo, para poder aplicarlas a los espacios que desarrollamos”.

Actualmente, se habla mucho de sustentabilidad ¿Cómo cumple con ese requisito la Torre Reforma? El edificio está certificado en LEED PLATINO que es la máxima certificación que puede tener un edificio por parte de la USGBC. Sin embargo, quisiera agregar que la sustentabilidad es una obligación, no es una cualidad. Los arquitectos estamos obligados a crear arquitectura sustentable. Porque si yo hago un edificio que se calienta más de la cuenta o se enfría mas de la cuenta, pues el pobre usuario va a estar condenado a vivir con frío o con calor extremo. Ese no es el objetivo de un arquitecto. Para mí, la sustentabilidad es una obligación, no un mérito. Ahora hay escuelas que se han sesgado a la arquitectura sustentable, yo creo que están equivocadas. Creo que hay que hacer arquitectura sustentable, por supuesto, pero como si fuera una obligación. De la misma forma, nuestra arquitectura también debe ser resistente a sismos, eso es otra gran obligación que tenemos los arquitectos de este país.

Facade Detail

Ciudades verticales, población urbana
A la pregunta expresa de por qué construir rascacielos, nos respondió ampliamente, además de explicarnos por qué nuestras ciudades están creciendo hacia arriba en lugar de hacia sus costados: “Desde hace un par de años, la mayoría de la raza humana ya vive en ciudades, cosa que nunca había pasado en la historia, había más gente en el campo. Esto nos habla de un deseo humano de coexistir con otros humanos. Si eso es verdad –y que creo que así es–, entonces parece que tenemos la necesidad de irnos hacia arriba. Porque si hablamos urbanamente del concepto americano llamado Landscape City (que son estas ciudades horizontales como lo ha sido la CDMX o como Los Ángeles) es un tema de movilidad tan fuerte, tan difícil de manejar para la población y el gobierno, que no se debería permitir.

Auditorium level 23

La ciudadanía ya no quiere vivir en el campo, los humanos mayoritariamente quieren vivir en ciudades.

Por otro lado, tenemos el concepto, también americano, llamado Compact City, ciudades verticales, donde está permitido explotar la infraestructura urbana, llámale transporte, agua o energía. En la medida que el humano siga teniendo este deseo de vivir en ciudad, en mi opinión, todas las ciudades se van a ir para arriba. El mejor ejemplo es Londres, ahí no había ni un rascacielos y ahorita acaban de terminar cuatro o cinco. ¿Por qué? Porque la ciudadanía ya no quiere vivir en el campo, los humanos mayoritariamente quieren vivir en ciudades. Entonces eso nos va a obligar a irnos para arriba. No en cualquier parte pero sí en ciertas zonas en las que el diseño urbano permite explotar transporte y servicios públicos”.

6. Concrete Facade

Pero no todo son sueños y necesidades, también hay normas: “En México, la norma para la altura de un edificio es muy curiosa. En algunos predios te permite –tal es el caso de la Torre Reforma–, dos veces el ancho de la calle más cinco metros, esa es la norma. En el caso de la Torre Reforma y la Torre Mayor, tenían esa limitación. Si te das cuenta, ambas torres se achaflanan para lograr más altura. En cambio, la Torre Bancomer no tuvo necesidad de eso porque la norma es la misma pero su frente es Chapultepec, entonces su altura casi es ilimitada. La normatividad es la que te va guiando en cuanto a altura. Por ejemplo, tengo entendido que hay una norma en el Monumento a la Revolución que, creo, es de 40 pisos. Son normas que la SEDUVI va dando. Hay desarrolladoras que las toman, pero otras no lo hacen”.

6.- Nivel 30 - Mid Rise

Anhelos irreprimibles
Claro que, en otros lugares, las cosas son diferentes y nos comparte los retos que se han planteado colegas suyos: “El arquitecto Gordon Gil está haciendo una torre de 1 kilometro de alto, mientras que el arquitecto Ray, soñaba con una torre de una milla, o sea: 1,600 metros, y no dudo que lo hagan. Un kilómetro es algo así como 4 veces la Torre Reforma que tiene 246 metros. Todo deriva de este deseo de vivir en ciudades. Cuando el humano tiene deseo de algo, no hay quien lo pare. Aunque de repente diga la normatividad que ya no se va a permitir, cuando el humano tiene el deseo de algo, lo logra. El deseo humano es imparable”.

6. Concrete Facade

Y, por encima de normas, necesidades y deseos, está el cálculo estructural, nada de caprichos ni necedades: “El cálculo estructural es sumamente importante. Pero creo que el cálculo debe venir después de que se diseñe un edificio estable en planta. Si el edificio está haciendo “gimnasia” o “aeróbicos”, el ingeniero va a sufrir mucho para darle la estabilidad necesaria, además de que el edificio va a costar muy caro para poder pagar esa “gimnasia o acrobacia”. Por eso es muy importante. Es algo en lo que insisto mucho a mis alumnos: este trabajo mancomunado entre la ingeniería civil, la mecánica de suelos y la arquitectura; es un triunvirato que no podemos dejar atrás, tienen que trabajar juntos. Ninguno de los tres se puede eliminar, somos indispensables los tres para lograr un buen edificio”.

2.- Planta Baja

Colaborador de la constancia
Como sucede con muchos arquitectos importantes, la obra de Benjamín Romano está llena de colaboraciones: “Tengo que mencionar a los arquitectos que hacen el favor de colaborar conmigo: todo el despacho LB&R Arquitectos. Tenemos gran contacto con personas muy importantes aquí en México, como Rodolfo Valles, Ismael Vázquez o el Dr. Roberto Meli, que fueron participes muy importantes. También trabajamos con una empresa americana llamada Arup, que manejó todo el diseño estructural y el cálculo, pero no el diseño de la estructura arquitectónicamente hablando, porque es algo que nosotros hacemos, aunque ellos nos dijeron de qué tamaño tenía que ser la varilla y el tensor. Arup es una gran empresa, con ellos hicimos todo lo que le llaman el MEP, o sea la mecánica, lo eléctrico y la plomería. La mecánica de suelos se trabajó en México con la empresa TGC del profesor Santollo, quien desafortunadamente falleció, y la empresa MUSER de Nueva York; los dos trabajaron en comunicación. Lo mismo pasó con Rodolfo Valles y Arup que trabajaron en comunicación”.

5.glass facade - baja

Con este premio, los ojos del mundo están puestos en tu talento, ¿qué modifica esto tu trabajo cotidiano y tus planes arquitecto?
Verdaderamente, considero que el reconocimiento no modifica en nada nuestros planes, ya que mi intención es la de seguir en la docencia en México y en la práctica profesional que hemos realizado por más de 40 años.

Para terminar nuestra charla, le pedimos algún consejo o recomendación para la próxima generación de arquitectos: “Supongo que mucho trabajo, porque todos partimos con las mismas oportunidades. Ya lo decía aquel hombre, el que diseñó el foco… cuando le preguntaron que cómo había logrado un invento así, respondió: ‘bueno, fue uno por ciento la idea, y noventa y nueve por ciento la fuerza de trabajo’. Creo que es eso lo más importante: trabajo y constancia”.

WhatsApp Image 2019-03-01 at 2.23.21 PM